La alegría de comunicarse. Cómo afrontar la hipoacusia- sordera de un hijo

Hoy os propongo que leáis una historia que vivo muy de cerca, la historia de Diego, un niño/a hipoacúsico de 5 años y de su familia. Diego es mi alumno, hablo con sus padres a diario, comparto un trocito de sus vidas y sólo puedo admirarlos y quererlos porque de ellos he aprendido cómo una familia puede afrontar con entereza y valor la enfermedad de un hijo y cómo a pesar de las dificultades Diego es un niño feliz gracias a los valores y al amor que sus padres le ofrecen cada día. Ellos nunca pierden la sonrisa y demuestran ser una familia feliz, yo intento aprender de ellos.

No esperéis una historia de drama y lágrimas, es el día a día de una familia normal y de un niño de 5 años que juega, salta, ríe, pelea, aprende y es feliz.

La alegri_a de comunicarse

Espero que os haya gustado y emocionado tanto como a mí.:)

Anuncios

Cuentos de orinal. Control de esfínteres

Primer post del año, aunque un poco tarde (lo reconozco) aquí estoy de nuevo. Mi tiempo es limitado, como el de casi todo el mundo; trabajo, casa, peque… pero aunque no escriba con la regularidad que quisiera este es un proyecto personal en el que no me gustaría desistir.

Hoy os recomiendo dos cuentos para niños/as que estén comenzando con el control de esfínteres. Lo de hacer pis en el orinal no es tan sencillo y cualquier refuerzo que podamos utilizar para motivar al niño/a en esta tarea bienvenido sea y más si es un divertido cuento que puede manipular.

El primero de ellos se titula per¿Puedo mirar tu pañal? , el autor es Guido Van Genechten y la editorial que lo publica es SM. Esta historia ya va por la 3ª Edición  y se trata de un ratón muy curioso que quiere averiguar que hay dentro de los pañales de sus amigos cabra, perro, vaca, caballo y cerdo. La sorpresa viene cuando los amigos de ratón quieren mirar en el pañal del roedor y descubren que está vacío ¿por qué? -le preguntan- y la respuesta es muy sencilla: ratón ya hace caca en el orinal. Además tiene el atractivo añadido de que cuenta con solapas que se pueden manipular y descubrir qué hay dentro de cada pañal. Muy divertido.

El segundo es “Ya he acabado” de Victoria Roberts y Lee Wildish y adaptado por Carmen Gil de la editorial Combel. Cuenta la historia de Mimú, un osito que ha decidico usar el váter solito. Durante una divertida semana lo acompañamos en su aventura de ir al baño y lo mejor de todo es que podemos tirar de la cadena con él (con sonido real).

foto cuentos

Los dos le han encantado a mi peque y a su mamá también.

¿Conocéis otros cuentos que ayuden con el control de esfínteres? ¿Soléis utilizar cuentos para acompañar aprendizajes de vuestros hijos o buscáis historias diferentes?  Vuestros comentarios son importantes para mí 🙂

Ser mamá y no estresarte en Navidad

Por fin ya casi estamos en Navidad, ¿por fin? no sé, no sé…

Todos los años durante estas fechas soy capaz de vivir dos estados de ánimo al mismo tiempo; por una parte estoy deseando revivir la ilusión de todo lo navideño y reencontrarme con la familia que está lejos, por otro, se me acumulan las cosas que hacer y pienso que no voy a llegar con salud al 25 de diciembre.

Se me acumula el trabajo en el colegio, es el final de trimestre; evaluaciones, informes, reuniones, festival de villancicos navideños, entrega de trabajos, decoraciones navideñas, niños nerviosos porque falta poco para que lleguen los Reyes y Papá Noel…

En casa, ya estamos pensando en hacer las maletas para salir pitando de Madrid el día 20 y con el coche cargado hasta arriba de trastos para pasar una semana fuera. Lo que significa poner un millón de lavadoras, planchar, planchar y planchar, además de dejarlo todo ordenado para que cuando volvamos no nos entre la depresión post-navideña.

Y mientras tanto hay que decorar el árbol, poner el Belén, buscar o fabricar un disfraz para el peque y elaborar el trabajo manual de este año en la Escuela Infantil. Visto así, parece sólo una lista de obligaciones a las que llegaré, pero que me harán caer agotada en el sofá de casa de mis padres el día 20 cuando vuelva por Navidad.

Pero este año me he propuesto vivirlo todo de otra manera, no sé si lo conseguiré, pero quiero tener momentos de paz y de diversión en familia mientras nos preparamos para las fiestas.

Os pongo un ejemplo, el viernes nos dieron en la Escuela Infantil de Miguel, un trabajo manual para hacer en casa, una huevera que hay que pintar de verde y decorar como nos guste. Pues nos pusimos manos a la obra, pero no lo hemos hecho con prisas y sin disfrutar de este momento en familia. Pasos que hemos seguido:

Ir juntos a comprar los materiales que necesitábamos, dejando escoger al peque (en la medida de lo posible) los que más le llamaban la atención.

Preparar el ambiente, encendiendo el árbol de Navidad antes de sentarnos a hacer el trabajo, poniendo villancicos y explicando a mi peque que lo que vamos a hacer es para decorar su cole en Navidad.

Olvidarme de todas las cosas pendientes que tengo que hacer del trabajo y de casa. Éste es nuestro momento y nada nos lo va a estropear.

Dejar a Miguel que “guarree” todo lo que quiera con la pintura de dedos, aún a riesgo de que acabe todo pringado.

Inmortalizar este momento, que no se volverá a repetir, haciendo fotos.

Reirme y disfrutar con mi hijo.

Creo que ha funcionado, ya que nos ha quedado bastante bien y hemos pasado un rato divertido en familia que era de lo que se trataba. Aquí os dejo la prueba:

huevera navidad

¿Sentís que no llegáis a todo durante estas fechas? ¿Disfrutáis en familia o todo se convierte en una obligación? ¿Os gusta la Navidad? Vuestros comentarios son importantes para mí 🙂

Actividades para el verano. Primera visita a la Biblioteca

Estos días el calor es insoportable en Madrid, y en espera que lleguen las ansiadas vacaciones en la playa hay que buscar actividades para realizar con los pequeños de la casa. Salir al parque, si no es a primera hora de la mañana o de la tarde no es muy recomendable y a falta de piscina… pues nos fuimos a la Biblioteca. Como ya sabéis soy una enamorada de la Literatura Infantil y desde que Miguel era un bebé (6 meses) leemos cuentos y lo estimulo para que disfrute con ellos.

Cerca de nuestra casa, dando un corto paseo llegamos a la Biblioteca Municipal Ángel González, en Aluche. Muchas bibliotecas municipales organizan actividades para niños/as en verano, aunque están recomendadas a partir de los 4 años ( mi niño tiene 20 meses) y hay que inscribirse previamente (durante el mes de junio), así que Miguel y yo quedamos fuera de ellas, pero tomo nota para futuros veranos en la capital…

A partir de las 12 la Biblioteca queda libre de talleres y podemos acceder a la sala Infantil, y aunque Miguel todavía es pequeño, ya le gustan mucho los cuentos. La sala está acondicionada para que los más pequeños/as se muevan a sus anchas; está llena de cojines, pufs y sofás de plástico para niños/as, también por supuesto cuenta con mesas y sillas adaptadas a su altura. En cuanto a los cuentos, ya os iré contando, ya que no me dio tiempo a “verlos” todos, pero descubrí algunos interesantes…

A Miguel le gustó la sala nada más entrar y repetía todo el tiempo “cuentos” “cuentos”, lo malo era que todos le gustaban, no sabía cuál escoger. Cuando por fin se decidía por uno, mantenía muy poco tiempo la atención mientras yo se lo contaba porque otro le había llamado la atención. Para ser la primera visita estoy satisfecha, le ha encantado, y mi objetivo, a parte de hacer alguna actividad diferente y librarnos de calor, es que disfrute poco a poco de los cuentos y sea un gran lector en el futuro. Ya que leer estimula la creatividad, la imaginación, la comprensión y te descubre un mundo de diversión.

Foto biblio

Os recomiendo estas actividad en estas calurosas fechas y durante todo el año. ¿Soléis ir con vuestros hijos/as a la biblioteca? ¿Creéis que están preparadas para los más pequeños? ¿Habéis participado en alguna actividad o taller? Vuestros comentarios son importantes para mí 🙂

Estivill vs González: Sigo mi propia teoría

Desde hace algún tiempo una idea me ronda la cabeza, soy asidua a la lectura de blogs, me gusta leer diferentes opiniones sobre un mismo tema; también disfruto con la lectura de libros y revistas relacionados con la educación y la pediatría.Dos nombres se repiten en estas publicaciones González vs Estivill. ¿Pero por qué limitar la educación a dos o tres teorías de pediatras, a sus opiniones o estudios?

Supongo que todos conocéis a estos dos pediatras barceloneses. Estivill es director de la Clínica del Sueño Estivill, propone un método basado en el conductismo (estímulo-respuesta) y ha publicado varios libros para que los niños/as se duerman solos. El primero de ellos fue “Duérmete Niño”.
Carlos González presidente de la Asociación Catalana Pro Lactancia Materna (ACPAM) defiende la crianza con apego y uno de sus libros más conocidos es “Bésame mucho, cómo criar a tus hijos con amor”.

Ambos tienen en sus Teorías u Orientaciones en crianza cosas positivas y otras, que no me gustan nada. Lo reconozco, en el día a día con mi hijo, en su educación, unos días soy de Estivill, otros de González, pero más soy de mi propia teoría.

A ver si me aclaro, os pondré un ejemplo referido al sueño de mi hijo. Hay días en los que mi bebé está tranquilo, no le molesta nada, no está enfermo y lo duermo al método Estivill, dejándolo en su cunita mientras se duerme solito. Otros días me necesita más, está inquieto o le duele algo, pues pruebo a cantarle, a dormirlo en brazos. También practico colecho cuando está enfermo y se despierta por la noche pidiendo consuelo. Para mí, una cosa no excluye a la otra, todo depende de las necesidades de mi hijo.

Os animo a crear vuestra propia Teoría, la que os haga más feliz, la que os facilite más la vida, la que establezca un vínculo lo más fuerte posible con vuestro hijo/a.

Mi “Teoría”, por si a alguien le puede interesar se fundamenta en:

Cada niño/a es un ser único e irrepetible. No se puede generalizar ni en crianza ni en educación.

Los niños/as no se comportan siempre igual, ni se sienten siempre igual. Por lo tanto, hay que adaptarse al día a día y a sus necesidades en constante cambio.

Lo que hoy te funciona, mañana puede fallar y al revés.

No hay buenas ni malas madres por seguir una Teoría u otra. Todas las madres desean lo mejor para sus hijos/as y actúan lo mejor que saben o pueden.

Lo fundamental es que el niño/a se sienta querido y establezca un vínculo afectivo sano con sus figuras de apego.

– Puedes leer, consultar, comentar sobre diferentes corrientes o autores que hablan de crianza y educación, pero sé crítico y extrae tus propias conclusiones, adapta los consejos a tus propias necesidades; nadie mejor que tú conoce a tu hijo/a.

Sé feliz, no vivas agobiado/a por lo que se supone “debes hacer” lo importante es disfrutar de tu hijo/a, de su crecimiento, se sus descubrimientos…

cuna

¿Seguís los consejos de algún conocido pediatra-psicólogo o preferís guiaros por vuestra experiencia diaria? ¿Soleis leer libros de pediatría o psicología? ¿Qué corriente o teoría os resulta más completa? Vuestros comentarios son importantes para mí 🙂

Ser mamá y saber delegar

Sí, delegar parece muy sencillo y todas queremos y necesitamos que nos ayuden a la hora de cuidar y educar a nuestros hijos, pero muchas veces nos cuesta…

En la última revisión de mi niño en la pediatra (18 meses) no sé muy bien por qué surgió el tema de la ayuda en casa, y mi doctora que es una sabia mujer con 4 hijos/as me dio un buen consejo que yo siempre he procurado aplicar, aunque a veces me cueste…

Hay que dejar que nuestras parejas nos ayuden en casa y también con los hijos. Sí, porque ninguna somos superwoman, aunque a veces lo parezca, ni tampoco somos perfectas, ni podemos con todo. Ya sé que a todas nos gusta tener el control y ser las líderes de la manada, pero hay otras personas que pueden ayudarnos y hacer las cosas igual, e incluso, mejor que nosotras. Esa persona puede ser tu pareja o un familiar cercano al que últimamente no le dejas colaborar.

Para saber delegar y ser una mamá feliz y menos superada por los acontecimientos del día a día hay que desprenderse del super-ego (nadie lo hace como yo) y del perfeccionismo (a pesar de que todo no está perfecto el mundo sigue girando).

Os pondré un ejemplo, para mí muy práctico: mi pareja decidió hace tiempo que él se ocuparía de la plancha los fines de semana y así mientras aprovecha para ver alguna serie que le gusta. Yo por mi parte encantada (la plancha es algo que no me gusta demasiado). Claro está que después de que termine de planchar no voy revisando todo con la lupa y haciendo comentarios sobre cómo han quedado las camisas… no están perfectas, pero a mi me valen y puede que alguna vez le de un repasillo a alguna, pero nunca desprecio el trabajo de mi marido.

Nunca pienses que eres la única que puede llevar la casa o cuidar de tu bebé, que a parte de ser un pensamiento de lo más retrógrado y machista, no es real. ¿Sabías todo sobre el cuidado de los niños/as cuando nació tu bebé? Seguramente estabas tan perdida como yo, pero he ido aprendiendo poco a poco. Pues tu pareja o ese familiar cercano que te puede echar una mano también tiene la capacidad de aprender, piénsalo así.

la foto

¿Delegáis con facilidad? ¿Pensáis que vuestra pareja cuida igual de bien de vuestro bebé que vosotras? ¿Os sobrecargáis con trabajo que otras personas podrían hacer? Vuestros comentarios son importantes para mí 🙂

Rutinas sí o no. Debate en la radio

Hace unas semanas me llevé una emocionante sorpresa cuando desde Radio Sol XXI, una emisora local (vivo en Madrid) contactaron conmigo para entrevistarme en el programa “Diverpapis” y que les contara la experiencia como mamá de escribir un blog. Para los que sois de Madrid o alrededores esta emisora se puede escuchar en el 99.8 y también en la página web radiosolxxi.com . Desde entonces escucho esta radio a diario, es una emisora familiar con programas para niños/as y también para papás con inquietudes en educación.

El lunes pasado el programa “Diverpapis” debatía sobre el beneficio de las rutinas en los niños/as. Por lo visto, el tema surgió a raíz de una entrevista algo polémica, al pediatra Carlos González escritor del conocido libro “Besáme Mucho” y defensor de la crianza natural. Carlos González afirmaba que si los adultos tenemos aversión a las rutinas, por qué tenemos que imponerlas a nuestros hijos.

Alejandra, psicóloga que escribe en el blog Peque en Familia comentaba que si el problema de las rutinas es la connotación negativa que conlleva la palabra, cambiemos ésta por pauta, hábito, costumbre.

Desde mi punto de vista las rutinas son necesarias en adultos y niños, facilitan el ritmo de la casa y su organización. Las rutinas hay que enseñarlas desde pequeños, intentando que no sean una imposición. También aportan seguridad en el día a día de los más pequeños, ya que les ayudan a organizar sus ideas y esquemas mentales en el mundo complicado de los adultos. Si hablamos de las rutinas, y haciendo hincapié en los hábitos de Higiene, alimentación y sueño éstas pueden ser una fuente de salud.

Eso sí, hay que ser flexibles y también saber romper con estos hábitos de vez en cuando. En ocasiones hay que buscar excepciones a la rutina.

caminando

¿Qué pensáis de las rutinas? ¿Son buenas o malas? ¿Cuesta llevarlas a cabo? ¿Tenéis rutinas en casa? Vuestros comentarios son importantes para mí 🙂