Estivill vs González: Sigo mi propia teoría

Desde hace algún tiempo una idea me ronda la cabeza, soy asidua a la lectura de blogs, me gusta leer diferentes opiniones sobre un mismo tema; también disfruto con la lectura de libros y revistas relacionados con la educación y la pediatría.Dos nombres se repiten en estas publicaciones González vs Estivill. ¿Pero por qué limitar la educación a dos o tres teorías de pediatras, a sus opiniones o estudios?

Supongo que todos conocéis a estos dos pediatras barceloneses. Estivill es director de la Clínica del Sueño Estivill, propone un método basado en el conductismo (estímulo-respuesta) y ha publicado varios libros para que los niños/as se duerman solos. El primero de ellos fue “Duérmete Niño”.
Carlos González presidente de la Asociación Catalana Pro Lactancia Materna (ACPAM) defiende la crianza con apego y uno de sus libros más conocidos es “Bésame mucho, cómo criar a tus hijos con amor”.

Ambos tienen en sus Teorías u Orientaciones en crianza cosas positivas y otras, que no me gustan nada. Lo reconozco, en el día a día con mi hijo, en su educación, unos días soy de Estivill, otros de González, pero más soy de mi propia teoría.

A ver si me aclaro, os pondré un ejemplo referido al sueño de mi hijo. Hay días en los que mi bebé está tranquilo, no le molesta nada, no está enfermo y lo duermo al método Estivill, dejándolo en su cunita mientras se duerme solito. Otros días me necesita más, está inquieto o le duele algo, pues pruebo a cantarle, a dormirlo en brazos. También practico colecho cuando está enfermo y se despierta por la noche pidiendo consuelo. Para mí, una cosa no excluye a la otra, todo depende de las necesidades de mi hijo.

Os animo a crear vuestra propia Teoría, la que os haga más feliz, la que os facilite más la vida, la que establezca un vínculo lo más fuerte posible con vuestro hijo/a.

Mi “Teoría”, por si a alguien le puede interesar se fundamenta en:

Cada niño/a es un ser único e irrepetible. No se puede generalizar ni en crianza ni en educación.

Los niños/as no se comportan siempre igual, ni se sienten siempre igual. Por lo tanto, hay que adaptarse al día a día y a sus necesidades en constante cambio.

Lo que hoy te funciona, mañana puede fallar y al revés.

No hay buenas ni malas madres por seguir una Teoría u otra. Todas las madres desean lo mejor para sus hijos/as y actúan lo mejor que saben o pueden.

Lo fundamental es que el niño/a se sienta querido y establezca un vínculo afectivo sano con sus figuras de apego.

– Puedes leer, consultar, comentar sobre diferentes corrientes o autores que hablan de crianza y educación, pero sé crítico y extrae tus propias conclusiones, adapta los consejos a tus propias necesidades; nadie mejor que tú conoce a tu hijo/a.

Sé feliz, no vivas agobiado/a por lo que se supone “debes hacer” lo importante es disfrutar de tu hijo/a, de su crecimiento, se sus descubrimientos…

cuna

¿Seguís los consejos de algún conocido pediatra-psicólogo o preferís guiaros por vuestra experiencia diaria? ¿Soleis leer libros de pediatría o psicología? ¿Qué corriente o teoría os resulta más completa? Vuestros comentarios son importantes para mí 🙂

Ser mamá y saber delegar

Sí, delegar parece muy sencillo y todas queremos y necesitamos que nos ayuden a la hora de cuidar y educar a nuestros hijos, pero muchas veces nos cuesta…

En la última revisión de mi niño en la pediatra (18 meses) no sé muy bien por qué surgió el tema de la ayuda en casa, y mi doctora que es una sabia mujer con 4 hijos/as me dio un buen consejo que yo siempre he procurado aplicar, aunque a veces me cueste…

Hay que dejar que nuestras parejas nos ayuden en casa y también con los hijos. Sí, porque ninguna somos superwoman, aunque a veces lo parezca, ni tampoco somos perfectas, ni podemos con todo. Ya sé que a todas nos gusta tener el control y ser las líderes de la manada, pero hay otras personas que pueden ayudarnos y hacer las cosas igual, e incluso, mejor que nosotras. Esa persona puede ser tu pareja o un familiar cercano al que últimamente no le dejas colaborar.

Para saber delegar y ser una mamá feliz y menos superada por los acontecimientos del día a día hay que desprenderse del super-ego (nadie lo hace como yo) y del perfeccionismo (a pesar de que todo no está perfecto el mundo sigue girando).

Os pondré un ejemplo, para mí muy práctico: mi pareja decidió hace tiempo que él se ocuparía de la plancha los fines de semana y así mientras aprovecha para ver alguna serie que le gusta. Yo por mi parte encantada (la plancha es algo que no me gusta demasiado). Claro está que después de que termine de planchar no voy revisando todo con la lupa y haciendo comentarios sobre cómo han quedado las camisas… no están perfectas, pero a mi me valen y puede que alguna vez le de un repasillo a alguna, pero nunca desprecio el trabajo de mi marido.

Nunca pienses que eres la única que puede llevar la casa o cuidar de tu bebé, que a parte de ser un pensamiento de lo más retrógrado y machista, no es real. ¿Sabías todo sobre el cuidado de los niños/as cuando nació tu bebé? Seguramente estabas tan perdida como yo, pero he ido aprendiendo poco a poco. Pues tu pareja o ese familiar cercano que te puede echar una mano también tiene la capacidad de aprender, piénsalo así.

la foto

¿Delegáis con facilidad? ¿Pensáis que vuestra pareja cuida igual de bien de vuestro bebé que vosotras? ¿Os sobrecargáis con trabajo que otras personas podrían hacer? Vuestros comentarios son importantes para mí 🙂

Rutinas sí o no. Debate en la radio

Hace unas semanas me llevé una emocionante sorpresa cuando desde Radio Sol XXI, una emisora local (vivo en Madrid) contactaron conmigo para entrevistarme en el programa “Diverpapis” y que les contara la experiencia como mamá de escribir un blog. Para los que sois de Madrid o alrededores esta emisora se puede escuchar en el 99.8 y también en la página web radiosolxxi.com . Desde entonces escucho esta radio a diario, es una emisora familiar con programas para niños/as y también para papás con inquietudes en educación.

El lunes pasado el programa “Diverpapis” debatía sobre el beneficio de las rutinas en los niños/as. Por lo visto, el tema surgió a raíz de una entrevista algo polémica, al pediatra Carlos González escritor del conocido libro “Besáme Mucho” y defensor de la crianza natural. Carlos González afirmaba que si los adultos tenemos aversión a las rutinas, por qué tenemos que imponerlas a nuestros hijos.

Alejandra, psicóloga que escribe en el blog Peque en Familia comentaba que si el problema de las rutinas es la connotación negativa que conlleva la palabra, cambiemos ésta por pauta, hábito, costumbre.

Desde mi punto de vista las rutinas son necesarias en adultos y niños, facilitan el ritmo de la casa y su organización. Las rutinas hay que enseñarlas desde pequeños, intentando que no sean una imposición. También aportan seguridad en el día a día de los más pequeños, ya que les ayudan a organizar sus ideas y esquemas mentales en el mundo complicado de los adultos. Si hablamos de las rutinas, y haciendo hincapié en los hábitos de Higiene, alimentación y sueño éstas pueden ser una fuente de salud.

Eso sí, hay que ser flexibles y también saber romper con estos hábitos de vez en cuando. En ocasiones hay que buscar excepciones a la rutina.

caminando

¿Qué pensáis de las rutinas? ¿Son buenas o malas? ¿Cuesta llevarlas a cabo? ¿Tenéis rutinas en casa? Vuestros comentarios son importantes para mí 🙂