Un cuento para trabajar las diferencias: “Mis Vecinos Los Piratas”

Coincidiendo con el “Día Internacional del Libro Infantil”, que se celebra el próximo día 2 de abril recordando el nacimiento del escritor danés Hans Christian Andersen me gustaría recomendaros un cuento que nos habla de aceptar las diferencias.

Buscando un cuento para un Proyecto que estamos trabajando en clase sobre “Los Piratas” me encontré con una joya, un cuento de los que se pueden aprovechar al máximo y extraer todos los valores que nos transmite. No es sólo una historia de piratas, es un cuento que nos hace reflexionar acerca de la reacción que producen en nosotros las personas que son diferentes o que no tienen nuestras mismas costumbres.

“Mis Vecinos Los Piratas” es un cuento ilustrado, escrito por Jonny Duddle, el creador de “El Zampa Piratas” (aunque a mí personalmente me gusta mucho más esta historia que la anterior), dirigida a niños de 3-4-5-6 años y publicada en Ediciones Fortuna.

El autor nos habla de una familia “Los Jolley-Rogers”, que se mudan a Villasosa de la Ribera, una pequeña ciudad costera bastante aburrida. Con su llegada, empiezan a correr rumores sobre su extraño comportamiento en todo el vecindario. La única que está encantada con los nuevos vecinos es Matilda, una niña que busca nuevos amigos.

Los vecinos del pueblo no aceptan las costumbres tan diferentes que estos piratas tienen y comienzan a hablar de ellos y a imaginar extrañas historias, incluso organizan una manifestación para que los piratas se marchen. Después de arreglar su barco, los piratas deciden marcharse, pero no sin antes dejar un tesoro escondido en cada uno de los jardines de las casas del pueblo. Cuando los Villasosos descubren estos tesoros su opinión sobre los piratas cambia y comienzan a extrañarlos, como la vida misma…

misvecinospiratas

Os lo recomiendo 100%. ¿Os parece que sería un buen regalo para el “Día Internacional del Libro Infantil”?
Vuestros comentarios son importantes para mí 🙂

Anuncios

Ser mamá y escribir un blog

Por si no fuera suficiente con ser mamá primeriza, a los pocos meses de dar a luz se me ocurre empezar a escribir un blog. Pero, ¿qué fue realmente lo que pasó por mi cabeza en aquellos momentos? Lo he pensado muchas veces desde mayo de 2013…

Siempre me ha gustado escribir, en el cole, mi señorita Ana, nos motivaba para que fuéramos creativas, ya fuera escribiendo un artículo para la sección infantil de un periódico local, una poesía, un slogan para el día del libro…

Pero ante todo, creo que surgió en mí la necesidad de transmitir nuevas experiencias que como madre estaba viviendo y también compartir las antiguas como maestra. Educar es la tarea más difícil que existe y todas las ayudas son pocas, durante los primeros días de mi maternidad y cuando mi bebé me lo permitía leía blogs de otras mamás, de educadores, de psicólogos y me daba cuenta de que muchas de aquellas personas ya habían pasado por lo que yo estaba viviendo.

Otra cosa curiosa fue descubrir que los blogs que más me gustaban eran aquellos que transmitían experiencias personales,el que escribe sobre algo que le está pasando o algo que le apasiona transmite a sus lectores su propio entusiasmo. Por esto siempre escribo mis posts sobre temas que me intrigan, me apasionan o sobre algo que está sucediendo en mi vida en esos momentos.

Como madre trabajadora no dispongo de todo el tiempo que quisiera para dedicarlo a este blog, pero me ilusiona descubrir que hay personas que están al otro lado de la pantalla, que me siguen y a las que puedo aportar algo de mi experiencia como maestra, como mamá, como persona.

Hace unos días una emisora de radio de Madrid, Radio Sol XXI (99.8), una radio dedicada a temas que interesan a la familia, se puso en contacto conmigo para hacerme una entrevista ¡Qué emoción! ¡Estoy ilusionada! Si queréis escuchar mi voz, mañana 26 de marzo a las 9:30 de la mañana hablaré en el programa DiverPapis dedicado a mamás y papás blogueros (también se puede escuchar por internet).
la foto

¿Tenéis blog? ¿Os animáis a escribir uno? ¿Qué blogs os gustan más? Vuestros comentarios son importantes para mí. 🙂

Un cuento de Primavera: “Pino quiere a Nina”

Hace tan sólo unos días que llegó la Primavera, una estación en la se respira la ilusión, la naturaleza renacida y por qué no, el amor… Hoy os propongo la lectura de un cuento que por su sencillez e inocencia se hace imprescindible en casa y en la escuela.

“Pino quiere a Nina” de la editorial Edelvives, escrito por Gabriela Keselman y Teresa Novoa es la historia de un pingüino, llamado Pino y de cómo se enamora de su amiga Nina e intenta complacerla y también sorprenderla. A Pino, Nina le parece la pingüina más lista, la más simpática, la más guapa. Nina también quiere mucho a Pino, pero ella también quiere otras cosas como un ramo de flores de colores especiales… Pino se esfuerza por encontrarlas y lo consigue, lo malo es que después tropieza y las pierde…

Se trata de una historia que nos habla de la inocencia de los amores infantiles, del compartir, del sacrificio y el esfuerzo por alcanzar lo que amamos. Este cuento lo he narrado muchas veces en clase y siempre provoca una gran sonrisa en los niños/as que lo escuchan. La edad recomendada para su lectura es de 3 a 6 años.pinoynina

Espero que disfrutéis leyéndolo o narrándolo. Y después podéis hacerme algún comentario. Vuestra opinión es importante para mí 🙂

Trabajar las emociones en Infantil II: Térmometro

Continuando con el trabajo de las emociones para niños de Infantil (3,4,5 años) quiero hablaros en este post de otra actividad que he trabajado esta semana en clase.

Se trata de “El térmometro de las emociones”, el objetivo de este trabajo es que los niños puedan expresar cómo se sienten a través del juego. Propuse a los niños/as de mi clase que me contaran cómo se sentían ese día y, aunque parezca mentira, para algunos de ellos/as resulta muy difícil expresar cómo se sienten y por qué. Tal vez con un juego les resulte más fácil, pensé…

Así que nos pusimos manos a la obra y cada niño fabricó su propio Termómetro de las emociones en el que cada día indicaremos al entrar en clase cómo nos sentimos, una manera de acercarme a ellos y entender comportamientos que pueden venir derivados de su estado de ánimo.

Los materiales que empleamos fueron;
– Folios blancos.
– Dibujos (tipo emoticonos) con caras que expresaban los estados de ánimo: alegría, tristeza, enfado, miedo, sorpresa y dolor o enfermedad.
– Pinturas de colores.
– Tijeras.
– Pegamento.
– Cartulinas de colores.
– Papel adhesivo para plastificar.

El trabajo de los niños/as consistía en colorear los “emoticonos”, recortarlos y pegarlos en una tira de cartulina de colores que yo, previamente, había recortado. Después también coloreaban y recortaban una pequeña flor que nos iba a servir como marcador de las emociones. Más tarde plastifiqué todo con la intención de que resultara más duradero, pudieran llevarlo a casa y conservarlo.

Así es como quedaron algunos de ellos:
emociometro

Una actividad sencilla, pero que no deja de perder su importancia por ello.

¿Pensáis que trabajamos lo suficiente las emociones en la escuela y en casa? ¿Les resulta difícil a los niños/as expresar lo que sienten? ¿Condicionan las emociones el comportamiento de los más pequeños? Vuestros comentarios son importantes para mí 🙂

Trabajar las emociones en Infantil: El libro de la Alegría

Además de ser tutora de una clase de Infantil de niños/as de 4 años, también me ocupo de darles “Atención Educativa”, se trata de una alternativa a la clase de Religión. Durante este curso en mi centro nos hemos planteado la necesidad de trabajar las emociones en los más pequeños; su identificación ( en ellos mismos y en los demás) y su expresión. Por ello decidimos trabajar sentimientos y emociones como la alegría, el miedo, la tristeza, la sorpresa.. a través de los cuentos y de actividades motivadoras y “diferentes” a la “ficha”.

Para trabajar la emoción de la Alegría se nos ha ocurrido confeccionar “El libro de la Alegría”, un trabajo elaborado por los propios niños/as en el que pudieran plasmar momentos felices de su vida, que les hacen sentir alegres, por medio del dibujo.
Como material para llevarla a cabo tan sólo necesitamos:
– Folios de colores.
– Folios blancos.
– Ceras duras.
– Lápices.
– Goma.
– Tijeras.
– Sacapuntas.
– Pegamentos.
– Gomets.
– Grapas.
– Rotuladores de colores.

La actividad consiste en proporcionar a cada niño/a medio folio en blanco en el que tienen que dibujar algo que les hace sentirse alegres.Se les explica que vamos a elaborar un libro que podremos “leer” en los momentos que nos sintamos más tristes, ya que recordaremos momentos que nos hacen sentir felices y nuestra pena pasará.Como ejemplo os puedo contar lo que me dijeron los niños/as de mi clase:

– Darle besos a mamá.
– Jugar con mis hermanas.
– Ir a la piscina.
– Coger flores.
– Ir al parque.
– Jugar con mis amigos.
– Ver la tele con mi familia.
– Dibujar con mamá.

– etc…
darle besos a mama

Más tarde se escribe con rotuladores de colores debajo de cada dibujo aquello que representa el dibujo y se elabora la portada con los folios de colores. Por último se escribe el título y se decora entre todos con folios de colores. Así nos ha quedado:
librodelaalegria

¿Os gusta? ¿Os atreveríais a elaborarlo en casa con vuestros hijos/as? ¿Qué os parece como actividad para trabajar las emociones? Vuestros comentarios son importantes para mí 🙂