Fomentar la Creatividad. El Rincón de Plástica.

En la escuela actual fallamos muchas veces en el desarrollo de la Creatividad. La falta de tiempo, las programaciones cerradas, los libros de texto que limitan, la presión social y familiar por alcanzar los objetivos marcados… Sé que no hay excusa, ya que la escuela debería ser el primer lugar donde el niño/a se encontrara en total libertad para experimentar, imaginar, expresar lo que piensa a través de diferentes medios.

Dentro de mis posibilidades, me gustaría pensar que soy una maestra a la que le gustaría formar personas creativas, capaces de pensar por sí mismas.

A la mayoría de los niños/as de mi clase (4 años) les cuesta muchísimo dibujar, cuando propongo que lo hagan para muchos de ellos/as se convierte en una tarea insoportable; unos porque no se sienten capaces, otros no encuentran la motivación…Reflexionando acerca de por qué podría suceder esto y cómo podría conseguir que fueran más creativos, me planteé montar en mi clase “El Rincón de la Plástica”.

Este espacio es un lugar delimitado en el aula con todo tipo de materiales para la expresión plástica (los cuales iré ampliando y modificando):

– Folios A4 de colores.
– Folios A3 blancos.
– Gomets de diferentes colores y formas.
– Ceras blandas.
– Pinceles.
– Rodillos para témpera lisos y con formas.
– Témperas de colores.
– Ceras duras.
– Rotuladores.
– Pinturas de madera.
– Acuarelas.
– Tijeras.
– Pegamentos.
rinconplastica3

Después de las primeras semanas, he de decir que ha sido todo un éxito, los niños/as han empezado a disfrutar con el dibujo, aunque todavía están en la fase en la que lo que más les llama la atención son las témperas y las mezclas que hacen con ellas. Los dibujos, la mayoría de las veces acaban teniendo un color amarronado, pero me encanta ver cómo disfrutan y la cara que ponen cuando están “creando”.

Por supuesto que este “Rincón de Plástica” también lo podemos montar en un rinconcito de casa, se trata de una actividad excelente para trabajar también la Estimulación Temprana; adaptando los materiales a las diferentes edades de los niños/as.
rincon plastica

¿Os parece una buena actividad para hacer con vuestros hijos/as en casa? ¿Qué tipo de materiales motivan más a los niños/as? Vuestros comentarios son importantes para mí. 🙂

¿Cuándo empiezo a poner límites a mi hijo/a?

Establecer límites a la conducta de los niños/as , hacerles conocer las normas, indicarles lo que está bien o lo que no, es algo positivo. No se trata de ser “sargentos”, “autoritarios” o “intransigentes”, se trata de hacer ver a nuestro pequeño/a que no lo puede tener todo, que existen unas normas que rigen la convivencia, que hay cosas que no puede hacer porque no son seguras…

Si queremos que nuestros hijos sean felices de mayores debemos educarles en el esfuerzo y la responsabilidad. Los límites, a su vez, les harán más tolerantes a la frustración y facilitan que se adapten mejor a los cambios.

Enseñar límites supone ejercitarse en la Paciencia. No es un trabajo de un día para otro, hay que educar y establecer límites toda la vida. Ser educadores (padres, maestros, educadores, cuidadoras…) es un arduo trabajo que requiere ser firmes a la vez que flexibles y cercanos; firmes en mantener nuestra postura, en no ceder ante una sonrisa,un enfado, unas lágrimas… cuando sabemos que estamos educando y que deseamos el bien futuro; a la vez que debemos ser flexibles y cercanos para facilitar el descubrimiento, la experimentación y la manipulación del entorno que son imprescindibles para el desarrollo cognitivo de nuestro bebé, pero siempre alerta y extremando la Seguridad.

¿Cuándo empiezo a poner los límites? Desde bien pequeñitos porque como afirman psicólogos y pedagogos, si no establecemos ningun límite al niño/a ants de los 3 años, después ya es demasiado tarde.

Al igual que hablamos con los bebés para que aprendan las reglas de la comunicación y asimilen el significado de las palabras, también debemos hacer entender a nuestro bebé-niño/a lo que está bien y lo que está mal, lo que puede hacer y lo que no. Al principio su comprensión verbal es limitada, pero por nuestro tono de voz (sin gritar, pero firme) y nuestra expresión facial y corporal será capaz de entender que no nos gusta lo que está haciendo. es una tarea difícil, lo más sencillo sería dejarle hacer lo que él quisiera, pero así es nuestra labor como educadores.

Para mí lo difícil como madre y como maestra es encontrar ese “término medio”: pongo límites, pero también dejo que disfrute, experimente y descubra nuevas cosas.

¿Pensáis que los límites son necesarios? ¿Cuándo empezasteis a aplicarlos con vuestros hijos/as? Vuestros comentarios son importantes para mí 🙂

normas