¿Qué es “eso” del Período de Adaptación?

Se acerca el temido final de las vacaciones y la vuelta a la rutina, trabajo, colegio… o en mi caso, trabajo= colegio. Habréis oído mil veces hablar del dichoso Período de Adaptación, que no es más que espacio de tiempo en el que el niño/a se acomoda a un nuevo contexto, el escolar, con características diferentes la ambiente familiar.

Normalmente se organiza de manera que el niño/a, los primeros días de escuela pase un período de tiempo más corto, sin llegar a cumplir la jornada escolar al completo y que se relacione en pequeño grupo, con unos pocos niños/as de su aula. Progresivamente el niño irá aumentando el tiempo de estancia en el colegio y el grupo de niños/as también aumentará en número.

El objetivo que se quiere alcanzar es que el niño/a se “separe”, sin traumas, de su familia durante unas horas y aprenda a establecer nuevas relaciones sociales más allá de sus figuras de apego.

La entrada en el Colegio o en la Escuela Infantil por primera vez es un gran cambio en la vida de un niño/a. Es una situación que nunca ha experimentado y que supone romper con rutinas, con su vida familiar, dejar de ser el centro de atención.

Este “Período de Adaptación” lo he vivido como maestra en Educación Infantil durante más de 10 años. Os cuento mi experiencia como maestra y como también como madre:

Como maestra; La mayoría de los niños/as se acercan con temor al colegio, que es algo desconocido para ellos. Aquí juega un papel importantísimo la “Bienvenida del centro” y la “Acogida de la maestra/o”, así como la previa preparación del niño/a por parte de su familia. Como maestra es importante que los niños/as te vean como una figura amable, que los va a acompañar, que les habla con cariño y les muestra su nuevo ambiente; su clase, dónde están las cosas situadas, los diferentes espacios, rincones, el baño, el patio…

Los niños/as suelen llorar o sentir “miedo” ante lo desconocido, pero también tienen una gran capacidad de adaptación. Pocos minutos después de marcharse sus padres el llanto suele finalizar. Esta conducta, normalmente, desaparece a los pocos días.

– Como madre viví el Perído de Adaptación con mi hijo en su entrada a la “Escuela Infantil” y he de reconocer que mi “angustia” era más grande  que la de él, que estuvo fenomenal en todo momento. Para facilitar su adaptación le ayudó mucho llevar una mantita de casa con la que él solía arroparse y le recordaba el olor de casa, le hacía sentirse seguro. Cualquier objeto o juguete por el que el niño/a sienta “apego” puede servir. También es muy importante, para niños que ya tienen cierto nivel de comprensión contarles lo que va a suceder en la escuela, lo que se encontrará allí, lo bien que lo pasará… y describirlo como algo positivo, recordándole que sus padres volverán siempre a por él.

La importancia del Período de Adaptación reside en que las primeras experiencias que el niño/a viva en la escuela condicionarán su futura vida escolar; se trata de que vea la escuela como un lugar de disfrute y aprendizaje que establezca relaciones sociales positivas con otros niños/as y con adultos distintos a sus familiares.

¿Pensáis que el Período de Adaptación es realmente efectivo? ¿Cómo ha sido vuestra experiencia con él? Vuestra opinión siempre cuenta 🙂

Imagen

 

Cuento Infantil “Todo lo que deseo para tí”. Cuando nace un niño.

Este mes de agosto me han hecho un precioso regalo (Gracias Irene), que quiero compartir con vosotros/as. Se trata de un cuento infantil cargado de buenos deseos, de esos que me gustan tanto.

Siempre que nace un bebé viene acompañado de una gran dosis de felicidad y esperanza. Deseamos que su vida esté llena de felicidad y que una sonrisa luzca siempre en su rostro; imaginamos cómo será su futura vida.

En Todo lo que deseo para ti, publicado por la Editorial Lóguez, Jutta Richter y Henrike Wilson escriben:

” Y deseo para ti, ser humano,

que seas alegre,

que si llega la preocupación,

no olvides nunca tu felicidad…”

 

“Que tu pan sepa a pastel,

dulce, caliente y blando,

y que puedas compartirlo

porque así serás rico…”

 

Esta maravillosa historia puede ser el regalo perfecto para unos futuros papás que esperan con ilusión la llegada de su bebé. El optimismo y los buenos deseos siempre son recibidos con gratitud.

Espero que os guste, a mí me encantó.

Imagen

La importancia del gateo

Hacia los 8 meses (puede ser un poco antes o después) un niño con un desarrollo evolutivo adecuado suele comenzar a gatear. También puede darse el caso de que el niño/a no se arrastre ni gatee y comience a caminar sin pasar por estas etapas.

Hasta que mi hijo no empezó a gatear y comencé a leer con más profundidad acerca de este momento evolutivo, no me di cuenta de su importancia.

El gateo ayuda al niño/a a madurar, conecta los dos hemisferios cerebrales, desarrolla el equilibrio y la coordinación además de estimular la convergencia visual y la orientación espacial.

El niño/a comienza a desplazarse (primero puede ser arrastrándose y después gateando) y descubre un mundo de estímulos a su alrededor:

Intenta alcanzar los objetos, tiene que “planear” cómo conseguirlos.

Descubre lugares “escondidos” y adquiere conciencia de su situación espacial.

Utiliza ambos lados del cuerpo, lo que conecta en su cerebro ambos hemisferios.

Fija sus ojos en los objetos; los que se encuentran cerca, pero también los que están alejados. Desarrolla su visión.

Al desarrollar la coordinación y el pensamiento espacial favorece el aprendizaje de la Lectoescritura y las Matemáticas en el futuro.

El gateo puede prevenir futuros fracasos escolares.

Pero, ¿Cómo podemos estimular a un niño/a a gatear?

  • Facilitándole un espacio en el que pueda desplazarse con facilidad. Si el niño/a está todo el día sentado en una “hamaca” o dentro del “parque” es difícil que gatee. Una alfombra o un lugar preparado para el juego en el suelo favorecerá su desplazamiento. Más tarde gateará por toda la casa…
  • La casa debe ser segura para que el niño/a pueda gatear con libertad y los padres estemos más tranquilos. ¡Cuidado con los enchufes y las esquinas de los muebles! Existen protectores en el mercado, tanto para enchufes como para esquinas.
  • Para estimularlos; Sin presionar, ya que cada niño/a tiene su momento, colocar algún juguete u objeto que le llame la atención a cierta distancia para que intente alcanzarlo.

¡Ánimo Peques y a descubrir el mundo!

Imagen

Celos entre hermanos: Orientaciones y Cuentos que pueden ayudar.

Los celos son una situación emocional en la que el niño/a siente miedo a perder el cariño y la atención de las personas a las que quiere. Los celos entre hermanos aparecen normalmente tras la llegada de un nuevo hermano/a. Si aparece un hermano cuando el niño/a está en la fase de apego, que alcanza su punto máximo hacia los 2 años, los celos se pueden acrecentar. Aunque hay muchos tipos de celos, yo os voy a hablar de los celos que puede sentir el hermano mayor hacia un hermanito que acaba de nacer.

Los celos son una respuesta normal, una forma de adaptarse a la nueva situación familiar, pero que puede convertirse en un “problema” mayor si se prolonga demasiado en el tiempo.

Pueden manifestarse mediante:

Llamadas de atención, rabietas y retrocesos a etapas de desarrollo anteriores: hacerse pipí, negarse a comer, conductas agresivas, lenguaje infantil, dolores de estómago, desobediencia…

Algunas Orientaciones que se pueden seguir en casa pueden ayudar:

– No tratar de eliminar los sentimientos del niño, aceptarlos.

Dar un tiempo para asimilar los cambios familiares.

– Aportar seguridad al niño/a, continuar con las rutinas anteriores al nacimiento del hermanito/a.

– Hacer partícipe al hermano mayor en todo lo del pequeño: tareas de  cuidado, higiene y alimentación.

– No comparar. Tratar a los dos hermanos por igual.

– Realizar actividades en las que participe toda la familia unida.

– Dedicar también un tiempo individual con los papás a cada hermano.

– Reforzar positivamente, de manera verbal conductas generosas entre hermanos: “Qué bien cuidas de tu hermano pequeño” , “Ahora tendrás que enseñarle muchas cosas porque eres el mayor y él un bebé que no sabe hacer casi nada”, “Os lo pasaréis muy bien jugando juntos”…

– Hacerle ver y decirle muchas veces cuánto lo queremos y que esto no va a cambiar nunca.

Y para terminar me gustaría recomendaros Dos Cuentos Infantiles para trabajar este tema que pienso que además de interesantes y divertidos os pueden ser muy útiles para trabajar los celos entre hermanos. Los dos son de la Editorial Corimbo:

1. ¿Me quieres o no me quieres? Carl Norac y Claude K. Dubois. A partir de 3 años. Lola ha tenido un hermanito, pero ella siente que no la quiere y está sola. Papá y mamá le hacen ver que siempre la querrán.

2. Bebé Abubé. Stephanie Blake. ¿Cuándo volverá al hospital el bebé abubé? La mamá de Simón le cuenta que su hermanito se quedará allí para siempre. Él no parece muy contento.

Espero que os sirvan mis orientaciones 🙂

Imagen